Ruta Pacífica de las Mujeres - movimiento feminista ¡Las mujeres no parimos hijos e hijas para la guerra!

Bogotá, Colombia

Teléfono: (571) 716 9947

Celular: 313 333 7959

Dirección: Carrera 53 # 59-85 Barrio Quirinal

comunicaciones@rutapacifica.org.co

 

1891176 faceb twitter

Usted está aquí:Sala de Prensa»Comunicados»2017»La Implementación en los territorios desde la perspectiva de las mujeres
Martes, 23 Octubre 2018 14:22

La Implementación en los territorios desde la perspectiva de las mujeres

La implementación del Acuerdo de Paz como base para la construcción de paz territorial en los departamentos de Antioquia, Bolívar, Cauca, Chocó, Norte de Santander, Putumayo y Valle del Cauca, va a paso lento pero ha presentado avances significativos en lo que tiene que ver con los procesos y espacios de participación territorial tales como la construcción de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial –PDET, que desarrolla el punto 1 de Reforma Rural Integral y el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito –PNIS- concordante con el punto 4 de Solución al Problema de las Drogas Ilícitas. 

No obstante, es necesario advertir que la incorporación del enfoque de género tanto en  las políticas institucionales, las construcciones metodológicas, la aplicación y puesta en marcha de estrategias para la participación, la identificación de necesidades y apuestas estratégicas, así como el reconocimiento de las mujeres como sujetas políticos y de derechos que hacen parte de las estructuras organizativas presentes en los territorios, han sido más desarrolladas por entidades como la Agencia para la Renovación del Territorio (aún con las limitaciones que presentan y falencias en el proceso) y menos, o casi que omitidas por parte de la Dirección de Sustitución de Cultivos de uso ilícito, pese a las disposiciones que contempla el acuerdo de paz para la transversalización del enfoque de género y garantía de los derechos de las mujeres en cada uno de sus puntos.

Así las cosas, frente al punto 1 de Reforma Rural Integral y la construcción de los PDET, la ART de la mano con ONU mujeres, elaboraron dos cartillas metodológicas y conceptuales; una  para brindar orientaciones a los y las gestoras de la entidad, titulada “Enfoque de género para la planeación territorial” y la cartilla “La participación de las mujeres y sus organizaciones en los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial PDET” dirigida a las organizaciones, asociaciones y lideresas para tener un marco de conocimiento específico sobre lo que implica el enfoque de género y la importancia de su participación en este escenario, ambas cartillas, se constituyen en un insumo de trabajo y de incidencia de las mujeres para dotar de herramientas específicas para la participación. 

Ahora bien, de manera puntual, a 9 de abril de 2018 en los departamentos señalados, se realizaron 467 pre-asambleas que corresponden al mismo número de núcleos veredales, como balance parcial de estos escenarios, hubo una participación total de 66.050 personas, de las cuales 29.059 fueron mujeres, es decir, un 44%. Por zonas PDET, la participación femenina es similar al porcentaje global, excepto en la región del Catatumbo en la cual se registra solamente un 29% de participación de las mujeres en el momento de pre-asamblea; en Urabá y en Alto Patía-Norte del Cauca, la participación es cercana al 50%. 

Al desagregar los datos por municipios y núcleos veredales de departamentos, se encuentran casos como Antioquia y Cauca en donde el 60% de los asistentes fueron mujeres, una participación mayor al promedio global. Si bien, en todos los municipios de las zonas en las cuales el proceso ya ha iniciado fueron elegidas mujeres para ser delegadas de sus veredas en el Grupo Motor, en los municipios de Anorí, Valdivia y Zaragoza de la Región de Bajo Cauca, se produjo un fenómeno de sub-representación femenina (Datos suministrados por la ART).

Queda entonces seguir monitoreando no sólo la participación de las mujeres en términos cuantitativos, sino también, el resultado de dicha participación, reflejado en los contenidos de las pre-iniciativas por pilar temático, comprendido en los pactos comunitarios veredales y la eventual etapa municipal que implica un gran reto para las delegadas del grupo motor y las organizaciones de mujeres, de elevar su incidencia con la institucionalidad local y departamental, para que sean priorizadas y sujetas de inversión, las propuestas dirigidas para las mujeres en cada uno de los temas que componen al PDET. 

En relación a los PNIS, preocupa la respuesta y el accionar por parte de la dirección de sustitución para incluir y desarrollar el enfoque de género en la implementación del punto 4 del Acuerdo, de los 58 acuerdos suscritos para la sustitución en estos departamentos, en donde aproximadamente 22.084 familias han suscrito acuerdos, la entidad no cuenta con una caracterización de las familias, es decir, no puede dar cuenta de cuántas de ellas son madres cabeza de hogar o viven de la actividad de recolección de hojas de coca como las raspachinas, y cuántas han sido beneficiarias del Plan de Atención Inmediata (PAI) del componente familiar y de los proyectos priorizados por la comunidad a través del Plan de Atención Inmediata con el componente comunitario.

Cuando se indagó sobre la participación de mujeres en las Asambleas realizadas por departamento para la construcción de acuerdos colectivos de sustitución, la respuesta de la dirección fue “No se ha generado estadística de esta información, el PNIS no contempla esa caracterización en consideración que, no es un elemento diferenciador para obtener la vinculación en el programa”, por tanto, no se obtuvo información precisa sobre las madres de cabeza de familia que entraron al PAI, ni de las medidas diferenciales de protección para quienes se acogieron al plan de sustitución, teniendo en cuenta el riesgo que se ha configurado en los territorios luego de la salida de Farc y la presencia de cultivos de destinación ilícitas y la presencia de mafias del narcotráfico.

La tarea de seguimiento a la implementación de las medidas específicas para las mujeres en el marco del Acuerdo de Paz en los territorios, ha posibilitado evidenciar las oportunidades, los retos y los obstáculos que enfrentan las mujeres y sus organizaciones para la construcción de paz, devela así mismo, la importancia de la formación, el acompañamiento y la incidencia de las mujeres en los diversos escenarios de construcción y nutre la exigencia de la implementación del Acuerdo de Paz, atendiendo los derechos de las mujeres que les asisten en todos los puntos, como actoras políticas fundamentales para sentar las bases de una paz que dignifique y haga llegar el desarrollo a las mujeres rurales.

 

Juliana Rodríguez

Politóloga

Ruta Pacífica de las Mujeres

Visto 38 veces