Ruta Pacífica de las Mujeres - movimiento feminista ¡Las mujeres no parimos hijos e hijas para la guerra!

Bogotá, Colombia

Teléfono: (571) 716 9947

Celular: 313 333 7959

Dirección: Carrera 53 # 59-85 Barrio Quirinal

comunicaciones@rutapacifica.org.co

 

1891176 faceb twitter

Usted está aquí:Sala de Prensa»Comunicados»2017»Mujeres y Contexto Territorial - Regional Putumayo
Sábado, 16 Septiembre 2017 21:31

Mujeres y Contexto Territorial - Regional Putumayo

 

Sustitución de cultivos de uso ilícito en el Putumayo, el nuevo desafío para las mujeres y sus comunidades

 

Entrevista a Amanda Lucia Camilo, Coordinadora Ruta Pacífica de las Mujeres - Regional Putumayo.

 

1. ¿Qué significa para los hombres cultivadores de coca y para las mujeres cultivadoras o trabajadoras de los campos, que el Acuerdo de Paz incluyera el punto 4 sobre “Solución al Problema de las Drogas Ilícitas”, en especial la sustitución de cultivos?

Para la población del Putumayo la inclusión del punto 4 en el Acuerdo final, específicamente la sustitución de cultivos de uso ilícito, ha generado debate y análisis entre los hombres y mujeres de la región; muy pocos ven con agrado la implementación, asumiendo que puede traer progreso y desarrollo, mientras que otros y otras pobladoras solo consideran que no hay garantías y no es seguro realizar la sustitución. En la actualidad en el departamento del Putumayo se viven momentos muy tensos y de incertidumbre, porque el tema de los cultivos de uso ilícito de alguna manera ha estado presente en las economías de muchas familias putumayenses, bien sea de manera directa o indirecta.

 

2. ¿Cuál es la mayor problemática por la que atraviesa la población putumayense, frente a la implementación del punto 4 del Acuerdo?

La población y específicamente las mujeres enfrentan muchos temores y no ven el consumo de droga “Clorhidrato de cocaína” como un problema de salud pública y el tema de las redes del narcotráfico en la magnitud que es. Para algunos pobladores como las comunidades indígenas, se considera que los cultivos de coca hacen parte de la cultura y no hay responsabilidad directa con el hecho de que personas ajenas al territorio (no nativos) se hayan apropiado de esta planta para convertirla en droga.

 

3. ¿Cuál es la visión que se tiene en el territorio frente a la sustitución de cultivos de uso ilícito?

Las mujeres de la región manifiestan muchas preocupaciones, y piensan en la no aceptación de las propuestas de sustitución, debido a la poca credibilidad que el Estado tiene en el territorio, hasta el momento se ha evidenciado que los proyectos de sustitución voluntaria no cuentan con las condiciones reales de cumplimiento por parte del Gobierno, para realizar resiembras de cultivos alternativos.

 

4. ¿Qué papel han desempeñado las mujeres en los campos cocaleros y por qué la sustitución las afecta?

Para muchas mujeres más allá de los prejuicios de la coca una vez convertida en droga, ven en los campos cocaleros, en las cocinas para procesarlas y para alimentar a los trabajadores, la oportunidad de un trabajo. Para las mujeres su empleo es cocinarles a los trabajadores o ser “raspachinas” (coger la hoja de coca), con el fin de generar ingresos para alimentar a sus hijos e hijas y sostener una vida. Esta modalidad de trabajo no se ha contemplado en el Acuerdo de la forma que realmente es,  y es probable que no se haya generado la pregunta ¿qué pasará con estas familias que llevan toda una vida viviendo de la coca?.

 

5. ¿Qué situaciones no quedaron bien definidas en el punto 4 del acuerdo de paz?

El acuerdo habla de ayudar a los propietarios de tierras que han cultivado coca, pero no hablan de  los y las trabajadoras llamadas “raspachinas” o “raspachines” y trabajadoras de la cocina, donde han obtenido su sustento para solventar sus familias.

Es importante que el Gobierno revise el punto 4, de una manera más minuciosa,  es decir, que se verifiquen los términos en los que se implementará; del mismo modo las organizaciones debemos articularnos para visibilizar las situaciones que enfrentan las mujeres y sus familias en el Putumayo,  y mirar como acompañar e incidir para que las mujeres que se encuentran privadas de la libertad por ley 30, bien sea en Colombia o en el Ecuador puedan volver a sus territorios, a su patria, y que se concreten acciones para que tengan nuevas oportunidades y no continuar trabajando como mulas; por medio de proyectos medianos y grandes que les mejoren sus condiciones de vida u otras actividades sostenibles.

 

6. ¿Qué necesidades se han generado en el territorio una vez conocido el punto 4 públicamente?

El Estado debería realizar con urgencia un censo real y mirar quienes son las mujeres que tienen tierras en el departamento; cuales son las mujeres que no tienen títulos, pero que al quedar huérfanas o viudas puedan acceder a subsidios y créditos blandos que les permitan emprender propuestas de desarrollo rural. Igualmente, para las mujeres  que no tienen o no pueden acceder a tierras, se les brinde nuevas alternativas para desarrollar o repotencializar sus capacidades con una perspectiva de microempresas o empresas, que ayuden a transformar la materia prima y/o brinde a las mujeres empleos dignos y la oportunidad de ser empresarias.

 

7. ¿Hay avances en el proceso de sustitución de cultivos de uso ilícito?

Los avances del proceso de sustitución han sido mínimos en el territorio, hay sectores rurales que de alguna manera han acogido y firmado el acuerdo para sustituir los cultivos de uso ilícito, sin conocer a fondo las propuestas que se están manejando para la implementación del punto 4; mientras que hay muchas comunidades que no están de acuerdo porque el plan de sustituir de manera inmediata y de ir recibiendo beneficios de a pocos, no les permite pensar en una perspectiva de proyecto estable a corto, mediano y largo plazo, todo esto ha generado muchas controversias y dificultades territoriales. En todo caso el éxito de la implementación y de la sustitución está en el cómo se hará, si cuentan con las comunidades si se hace de forma organizada, si se tiene en cuenta una visión holística de esa sustitución, si se cumple, seguramente será exitosa.

 

8. ¿Hay organizaciones sociales en el Putumayo que estén apoyando las propuestas de las mujeres?

De manera permanente y en cada uno de los rincones de la región están las 68 organizaciones territoriales que componen a la Ruta Pacífica de las Mujeres regional Putumayo, haciendo acercamientos directos con las mujeres de los campos y de los corredores fronterizos, dándonos cuenta que no se ha iniciado como tal el proceso de sustitución y solo ha hecho socialización por medio de asambleas de análisis y debates, y no se puede decir que  estos acercamientos preliminares constituyen la implementación.

De acuerdo a conversaciones con las mujeres, ellas manifiestan que hace falta acompañamiento de organizaciones no gubernamentales, defensoras de derechos humanos y protectoras de la vida, en especial comprometidas con la región, para hacer un trabajo con mayor impacto en escenarios  locales y nacionales y al mismo ser garantes de esos procesos de transformación del territorio.

 

9. ¿Cómo se están dando los procesos de erradicación?

Por el momento la erradicación es manual y no voluntaria, ha sido a la fuerza, se han presentado situaciones de choque entre los pobladores con los erradicadores contratados por el Estado, en algunos territorios los han sacado a la fuerza.

 

10. ¿Qué otros factores no han permitido la implementación efectiva del punto 4 del acuerdo?

En primera instancia la gente plantea que si no hay realmente garantías y cumplimiento tampoco van a erradicar, y en el caso de las mujeres y hombres más ligados a los cultivos como productoras y productores pequeños, o quienes han apoyado el proceso de cocinar o de raspachinas. Además aparece otra dificultad en el territorio y es que algunos hombres y mujeres se están pasando a otra actividad que también es lesiva, como lo es  la minería ilegal.

Todo esto ocurre porque el nivel de empleo del departamento es mínimo, hay pocos espacios de educación técnica o tecnológica,  media o superior, cerrando mayores posibilidades de desarrollo y progreso.  Se requiere un análisis del ordenamiento territorial, recuperar la vocación productiva del territorio y hacer acuerdos con respecto a los proyectos petroleros.

Para la Ruta Pacífica es importante la sustitución ya que esto traerá nuevas perspectivas territoriales. Los cultivos de uso ilícito generan nuevas guerras en el departamento y en el país.

 

 Pdf. Mujeres y Contexto Territorial - Putumayo

 

Visto 139 veces